31 agosto, 2015

Organizadora de bodas

Ayuda exprés

Si deseas organizar la boda tú mismo, pero estás corto de tiempo o te encuentras un poco perdido y necesitas ideas innovadoras para cautivar a tus invitados… Si necesitas ayuda con la planificación de tu boda y además asesoramiento con la gestión del presupuesto…

Te proponemos una sesión de consultoría personalizada en la que pondremos toda nuestra experiencia a tu disposición.

Bodas a la carta

Es posible que ya estés organizando tu boda, y solo necesitas que un profesional se encargue de aspectos puntuales que requieren un asesoramiento o gestión especializada. Con nuestro servicio à la carte, tendrás un profesional a tu lado que te ayudará a seleccionar productos y servicios específicos para tu gran día.

Podemos organizar para ti y tu futuro esposo/a una fiesta previa, un brunch al día siguiente, un espectáculo pirotécnico, la decoración y arreglos florales, la ambientación musical, la fotografía y vídeo, el maquillaje y peinado, el concepto y diseño gráfico de la boda, una fiesta con disfraces locos para el baile, el servicio de catering, etc.

Bodas integrales

¿Quieres disfrutar de una boda única con un diseño espectacular y no tener que pasar por ningún tipo contratiempo o estrés? ¿Quieres conseguir ese efecto “WOW” entre tus invitados?

Deja tu boda en manos de Fascinantia. Nos ocupamos de todo: la planificación, el diseño del evento, la gestión de todos los proveedores implicados y la operación y puesta en escena del evento.

Bodas de destino

¿Te imaginas casándote en una playa idílica de Canarias o Ibiza? ¿Dar el sí, en los hermosos atardeceres en un castillo? ¿O por qué no, disfrutar del hermoso paisaje de montañas mientras caminas hacia el altar? ¿Qué opinas de una ceremonia en un hermosa finca con lago?

¿Y si pudieras disfrutar de la exclusividad de un pueblo de la Toscana italiana? ¿Qué piensas de una ceremonia en una isla paradisíaca del Mediterráneo o del Caribe?

Conocemos los espacios más increíbles y exquisitos que puedas imaginar, dentro y fuera de nuestras fronteras; el único límite para organizar una boda de película es tu imaginación; e ¡inspírate!